Todo sobre los Bonus en Casinos Online

¿Qué es un Bonus?

Un Bonus (o bonificación, en español) es un beneficio que el casino otorga a sus jugadores. En general, este tipo de ofertas están dirigidas principalmente a quienes deben registrarse por primera vez en el sitio del casino, o a usuarios regulares al momento de realizar sus depósitos de dinero. El objeto de esta propuesta es conseguir la mayor cantidad de nuevos jugadores posibles para el casino y también lograr que estos continúen participando regularmente de los distintos juegos de azar que pueden encontrarse en estos sitios. En líneas generales, la bonificación suele ser de un porcentaje con respecto al monto depositado, sea por primera vez durante el registro o luego de convertirse en un usuario regular, y tiene un tope máximo de dinero bonificado.

En algunos casinos, el bonus de dinero es progresivo y se inicia con un porcentaje bajo al momento de registrarse en el sitio. Luego, el incremento tanto del porcentaje como del límite máximo de la bonificación suele ser creciente con el número de depósitos, para incentivar a los jugadores a realizar múltiples y frecuentes cargas de dinero en el casino en línea.

Además del bonus de dinero, también son habituales otro tipo de recompensas, fundamentalmente las tiradas gratuitas. Cada una de ellas representa una jugada gratuita en una máquina tragamonedas, pero no puede emplearse en otro tipo de juego, como los de naipes o la ruleta. La cantidad de tiradas gratuitas (o “free spins”, en inglés) suele ser proporcional a la cantidad de dinero depositado mediante cualquiera de las formas de pago soportadas (en general, transferencia bancaria, tarjetas de crédito y “billeteras electrónicas”).

Obviamente, existen requisitos para poder cobrar el dinero de la bonificación y estos varían de acuerdo a las propuestas de cada casino, aunque guardan ciertas similitudes que serán comentadas a continuación.

Requisitos para cobrar el Bonus

A la hora de cobrar el Bonus, es evidente que el casino no otorga esa suma de dinero extra de inmediato, caso contrario caerían en bancarrota en forma instantánea. Es por eso que se establecen una serie de condiciones que el jugador debe cumplir si desea hacerse acreedor de ese dinero.

En algunos casos, se requiere que el usuario realice al menos una determinada cantidad de depósitos en un lapso de meses o incluso un año, previamente a poder cobrar la suma bonificada. Esto logra que los apostadores mantengan una cierta regularidad en su paso por el casino y puedan compensar la pérdida que significaría ese dinero extra.

Por otra parte, y quizás la medida más importante, es el requerimiento del multiplicador de juego para poder hacerse con el bonus. Esta condición implica que los jugadores deben gastar una suma de dinero equivalente a una cierta cantidad de veces el monto de la bonificación acumulada. Este multiplicador suele situarse entre 40 y 50 en la mayoría de los casinos en línea más populares.

¿Qué significa esto? Si un jugador realiza un depósito de 100 euros y recibe una bonificación del 100 por ciento por este proceso, con un multiplicador de 50 deberá gastar una suma de 5000 euros en los juegos autorizados previamente al cobro de la bonificación de 100 euros. Esto trae como consecuencia que la cantidad de dinero a invertir exceda con creces el dinero del Bonus, garantizando el resultado económico para el casino.

Estos requisitos suelen ser motivo de confusión para muchos jugadores, que no los tienen en cuenta a la hora de registrarse en alguno de los miles de sitios online de casinos. Por ello es necesario comprender los pasos a seguir para cobrar esta bonificación, y evitar así malentendidos.